top of page

Actualizado: 25 sept 2020

Gente VERITAS



El Director de la Escuela de Arquitectura ingresó a la Universidad VERITAS como profesor en enero del 2012, luego de 12 años de ser arquitecto. Iván además tiene un posgrado en Iluminación VERITAS y actualmente está cursando una Maestría en Innovación Social de la Universidad de Salamanca.


Estudiar Arquitectura fue la mejor decisión. Desde pequeño le encantaba dibujar, pero no solo eso, tenía facilidad para entender los espacios interiores y exteriores. En las asignaciones escolares, creaba planos hasta para los faroles del mes Patrio, una conciencia que podría catalogarse como inteligencia espacial y que le llevó a la Arquitectura, un camino que le ha colmado de grandes satisfacciones. “Lo que más me gusta es saber que hay familias que crecen, niños que tienen sus primeras experiencias, que se sienten abrigados, se enferman y sanan en un espacio que uno diseñó. Eso es de lo más íntimo y preciado que se le puede dar a alguien.”


Hay 3 proyectos especialmente significativos en su carrera que nos describe con sus palabras:


Casa en San Juan (2000). “La casa que diseñé, para a mis papás, mientras todavía estudiaba, como una nueva casa “pachuca”, en un barrio donde se habían derribado muchas. El corredor era muy importante para esa socialización con la calle, a una distancia intermedia.”



Casa en el Cerro (2010). “La crisis del 2008 nos golpeó muy fuerte en la oficina, este fue prácticamente el único proyecto que hice ese año. Fue un punto de inflexión en mi carrera. Hice todos los dibujos y las maquetas yo mismo y fui a inspeccionar casi todos los días que duró la construcción. Recordé la importancia del tiempo que hay que dedicarle a la Arquitectura y al estado de profunda emoción al que uno debe llegar para involucrarse de lleno con los proyectos. De esos en los que las cosas se alinean. Pude poner en práctica teorías como la Gestalt para aludir a la percepción de públicos más amplios que los propios dueños de la casa.”



Casa V (2015). “Una casa de bajísimo presupuesto, que fue publicada en revistas importantes de Alemania e Italia y que me permitió hacer investigación que terminé publicando y exponiendo en congresos y que aún quiero continuar. Caí en razón de la importancia en el país de las tradiciones informales de construcción y de transmisión oral del conocimiento, que se cruza y tiene roces con la tradición formal-académica.

Una casa que significaba el ahorro de vida de una mujer. Durante mucho tiempo esta mujer había visitado el lote donde iba a asentarse su primera casa propia. Casa V recolecta la memoria visual y emocional de esos viajes.”

“La Casa V fue una casa sin dibujos, algo que se narra con ayuda de una maqueta y las manos, porque había que estar ahí” Y añade “…no era un proyecto sobre la perfección y el detalle de los acabados, sino de la riqueza del proceso”.



La docencia

Ser profesor es una faceta que le ha cambiado su vida personal y su práctica profesional, áreas de las que cuesta ver la división entre una y otra y que se alimentan mutuamente. Para ser un buen docente hay que trabajarse a sí mismo: “…ser coherente, revisar lo que uno cree y hacer lo que uno predica” Iván siempre se ha considerado muy tímido: “el proceso de enseñanza le ha dado claridad en sus ideas, es como un gimnasio para el cerebro. Ahora no tengo problema para hablar con quien sea”

Además de la docencia, Iván se ha desempeñado en la VERITAS en el área administrativa como director, una labor en la que ha aprendido mucho: “…de diferentes áreas: financiera, pedagogía, administración y te permite dar seguimiento al proceso de un estudiante de principio a fin, ponderar los efectos positivos en la vida de alguien.”


Pasatiempos

Aunque como Iván lo menciona: “… la arquitectura consume su vida” tiene otros intereses: le encanta leer de ficción, filosofía y por supuesto arquitectura, teoría e investigación. Entre sus libros favoritos está: Solenoide de Mircea Cartarescu. También le gusta mucho el Animé japonés. Ahí valora las creaciones del Estudio Ghibli. El animé también le ha permito conocer la cultura japonesa, su historia, el arte y hasta su arquitectura. También aprecia los comics, algunos años de la historia de DC, especialmente sobre Batman.


Iván también disfruta caminar, antes corría, ahora camina todos los días al menos 40 minutos, no solo para trabajar el cuerpo, sino también la mente: “Me ayuda a pensar, a ordenar los pensamientos”. También le gusta el basketball y la natación.


También, con respecto a sus pasatiempos, a Iván le encanta viajar, aunque los últimos años lo ha hecho sobre todo por trabajo. Es fan del rock y heavy metal de los 70´s y 80´s, de bandas como: Led Zeppelin, Beatles, Def Leppard, Radio Head y Dave Matthews Band. Disfruta mucho cocinar, improvisar recetas españolas, japonesas y diversidad de pastas y cuando llega el momento, siempre se ofrece para lavar los platos, “… me gusta escuchar podcasts de teoría de la arquitectura o idiomas, mientras realizo una labor sencilla, como encargarme de los platos, algo así como “pensamientos disociativos”. Actualmente, también está aprendiendo portugués e italiano.


Familia y raíces



La familia cercana de Iván está conformada por su esposa Ana María, enfermera en clínica de atención de primera línea y sus hijos: Mariana y Julián, de 15 y 8 años. Uno de los procesos que más le apasionan es ver a sus hijos crecer: “…soy un observador, me gusta entender cómo va madurando su mente”.


Iván, vive en San Ramón, un sitio y un entorno que han marcado su vida: “… es un pueblo interesante, que alguna vez fue un destierro, muy lejos de la capital. Aquí mandaban a las personas incorrectas políticamente hablando, a los intelectuales, por lo que tiene una base cultural fuerte, mientras sigue siendo una ciudad vieja que nunca se hizo grande, que combina la historia y el contacto con lo rural, una Costa Rica con otro ritmo de vida y buenas personas”.


También lo marcó positivamente el lugar donde creció: San Carlos, “…un espacio rural que me ayudó a desarrollar una ingenuidad, una relación con el mundo diferente, donde es muy importante, tocar, sentir, estar en contacto con la naturaleza.”



Iván, comparte desde su experiencia un consejo para los estudiantes de arquitectura y diseño en general: “Hay que desmontar los mitos de que es una carrera torturada, esclavizada, de la que sobrevivís a punta de café y desvelos. Tómense más tiempo para disfrutar las cosas, no es una carrera de 100 metros. Los proyectos hay que madurarlos, acercarse y alejarse de ellos por momentos, disfrutarlos y ser feliz. Los arquitectos felices son los mejores”.


A nosotros simplemente nos encanta esa idea. ¡Gracias Iván por compartirla!


Los favoritos de Iván


Música

A day in the life – The Beatles

Dogs – Pink Floyd

Stairway to heaven – Led Zeppelin

Daydreaming – Radiohead

Crush – Dave Matthews Band

Película

Pulp Fiction (Q. Tarantino, 1994)

Series de comics

Batman Knightfall de DC

Podcast de Teoría de la Arquitectura


352 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page